Los cohetes de PLD despegarán de la Guayana

Los cohetes de PLD despegarán de la Guayana

La compañía ilicitana PLD Space trabaja para operar en tres “espaciopuertos” desde los que despegarán sus cohetes, el primero, la Guayana francesa

Artículo obtenido de:

Después de una primera prueba de motor en un lanzamiento suborbital en su planta de Teruel, la compañía ilicitana PLD Space trabaja para operar en tres “espaciopuertos” desde los que despegarán sus cohetes, el primero, la Guayana francesa. Los gobiernos español y galo colaboran en este proyecto que abre la fase de comercialización de la empresa.

-En su sector, ¿predomina la iniciativa privada o más bien tienen importancia las instituciones públicas?
– Justo ahora estamos viviendo lo que se llama la comercialización del espacio o el “New Space”. El sector espacial nace digamos eminentemente institucional, cuando los gobiernos desarrollan una carrera espacial que todos conocimos, la que vivió Estados Unidos contra la Unión Soviética en los años 50 y 60, y ahora estamos en el momento en que utilizar un cohete es la manera natural de un medio de transporte más, algo que empieza con fuertes inversiones públicas y luego acaba desarrollándose. Cada vez hay más operadores que comercializan estas plataformas espaciales, algo que parece de ciencia ficción, pero que ya estamos viendo. Hay muchas compañías privadas y sigue habiendo un papel importante de las instituciones públicas.

– ¿Les interesa la compra pública innovadora?
– Sí, nuestros clientes principalmente son empresas privadas, aunque van a poder ser también las instituciones, las agencias espaciales, los gobiernos, para muchas cosas cotidianas, necesitan infraestructuras para previsiones meteorológicas, catas, comunicaciones… Por ejemplo, los mercados financieros necesitan tecnología espacial para sincronizar los relojes de la Bolsa.

portada-pld-space– El fichaje de Pablo Gallego, mission manager de la compañía SpaceX (en Silicon Valley), ¿responde a esta etapa de comercialización?
– Como en toda empresa, la actividad comercial es lo más importante al final. Yo estoy en la parte de desarrollo de negocio y es un reto apasionante. De la misma forma que para cumplir con los hitos tecnológicos tenemos el mejor equipo de ingenieros, para vender también tenemos a nuestro equipo comercial, porque vender servicios de acceso al espacio no es como comprar un tique en la web de Ryanair, sino que tiene una complejidad técnica importante y contamos con Pablo Gallego, que fue mission manager en la empresa americana SpaceX y el mercado americano de satélites pequeños –al que nos dirigimos– es muy importante, hay que empezar a avanzar comercialmente al otro lado del Atlántico.

– También aspiran a controlar toda la cadena de producción.
– Una de las ventajas competitivas es disponer de toda la tecnología que es necesaria para dar este servicio de transporte al espacio. Ser los propietarios de motores, estructuras –en parte–, también de la electrónica de vuelo porque la desarrolla un socio nuestro, GMV, multinacional del sector, o incluso de los aviones, eso nos da mucha ventaja también en la aerolínea, para reducir costes y mantenernos independientes. Tenemos competidores que compran o subcontratan el desarrollo de sus motores y dependen todo el tiempo de sus proveedores, nosotros las tecnologías clave las tenemos internalizadas y cuando la escala de negocio lo permita y lo justifique tendremos fabricación en casa.

– ¿Tienen previsto contar con proveedores cercanos, de la Comunitat Valenciana?
– Nuestra cadena de suministros es internacional, Suiza, Austria, Francia o Estados Unidos, en toda la parte de componentes espaciales, aunque tenemos en nuestro país un punto importante, sobre todo, metálico y de material compuesto, en España incluso somos una potencia, algo bastante desconocido. En sectores como automoción, matriceros, aeronáutica, les ayudamos a incorporar los procesos que a nosotros nos hacen falta.
De hecho, la industria espacial es de las pocas que revierte la inversión: cada euro genera diez euros a las empresas que participan. No solo la directa, sino la indirecta: talento que ha vuelto, la mayoría de nuestro equipo es nacional y casi todos los hemos traído de vuelta desde el extranjero y se pueden desarrollar profesionalmente aquí.

– Es uno de los hándicap que se señalan con frecuencia aquí, el problema de retener el talento. ¿Cómo lo están consiguiendo? ¿Con qué argumentos?
– El proyecto es suficientemente atractivo para cualquier ingeniero u otro tipo de profesional.


Puedes leer la entrevista completa en la REVISTA Economía3

 

Raúl Verdú y Raúl Torres, cofundadores de PLD Space. | Foto: Joaquín Reina