Es muy difícil decir adiós

Es muy difícil decir adiós, pero mucho más difícil es cuando se trata de un compañero y amigo realmente especial, honrado, alegre, divertido, trabajador, soñador y sobre todo, alguien que sabia como llegar hasta tu corazón.
No hay palabras para describir lo magnífica persona que siempre fuiste.
Hasta siempre Alberto, nunca te olvidaremos.